sábado, 19 de julio de 2008

Uñas perfectas, manos hermosas

Debo confesar mi obsesión por mirar las manos de las personas. Creo que las manos son el complemento necesario para un rostro determinado pues aportan la gestualidad necesaria y definen con un movimiento el carácter de un interlocutor. Es por eso que siempre miro las manos en hombres, mujeres, niños, y, erróneamente algunas veces, pero muy acertadas otras, hago un mapa mental de quien habla conmigo.

Pero cuando hablamos de manos muchos piensan que hablo específicamente del dorso o de las palmas, y en realidad hablo del conjunto. Una buena mano se define por su contextura ósea y ésta comienza con un buen puño, un punto de anclaje que si es demasiado fuerte denota actividad física, energía y vigor, si por el contrario es extremadamente delgada, exterioriza debilidad (no de carácter necesariamente), delicadeza y fragilidad. En cualquier caso, para gustos, los colores.

A la conformación anatómica propiamente dicha, debemos sumarle la configuración de los dedos: largos y delgados, cortos y macizos, nudosos, etcétera. Aquí hay que tener en cuenta el formato de las falanges, que según los estudiosos, nos indican cuán "flexible" puede llegar a ser una persona en sus opiniones: cuanto más definidas las falanges más difícil será mover a esa persona de sus convicciones.
Y por supuesto, no hay una buena mano que no se complemente con buenas uñas. En este punto, que es el que me interesa especialmente destacar en esta entrada, se requiere extremo cuidado pues, como digo, son la culminación (para bien o para mal) de todo un conjunto que acompaña nuestra manera de comunicar las cosas.

Te dejaré a continuación algunos "trucos" para que tus uñas luzcan siempre espléndidas y hagan un aporte estético de relevancia a tu belleza natural:

  • Quitar manchas: tanto quienes fuman como quienes tienen insuficiencias vitamínicas o minerales, comienzan a observar manchas amarillentas o amarronadas en sus uñas. Esto no sólo afea el conjunto de la mano en general, sino que dan aspecto avejentado y descuidado. Para quitar estas manchas puedes preparar una solución mezclando 3 partes de agua destilada tibia con 1 parte de bicarbonato de sodio y 1 parte de jugo de limón. Colocas tus dedos en un recipiente conteniendo esta preparación por término de 15 minutos y luego lavas como siempre con agua y jabón. Si realizas esta operación todos los días durante una semana, ¡adiós manchas!
  • Dejar de comérselas: es común ver a personas que tienen hermosas manos, afeadas por uñas carcomidas. Debes saber que el ácido que contiene la saliva es fatal para las uñas, pues las corroe y ablanda irremediablemente. Existen en el mercado algunos productos específicos para no comerse las uñas, se aplican como esmalte y tienen un sabor muy desagradable. Otra opción es colocarte uñas postizas, cambiarán inmediatamente la apariencia de tus manos mientras le dan tiempo a tus uñas naturales a crecer con normalidad. Si tu deseo por comerte las uñas es irremediable, lo mejor será que acudas a un psicólogo que te ayude a identificar las causas de la ansiedad que te empuja a este desagradable hábito. Consejo: ten siempre a mano una lima para quitar esas "asperezas" que pueden tentarte a quitar con los dientes.
  • Cómo pintarlas: escoge tonos más oscuros en invierno y más claros en verano, pero ten en cuenta que los colores más fuertes tienden a "acortar" visualmente la mano, por lo que no son recomendables si tienes manos cortas. Los colores claros, producen el efecto inverso. En cualquier caso opta por esmaltes de buena calidad y que contengan calcio. También puedes aplicar brillos con endurecedor si prefieres no llevar color en tus uñas.
Recuerda que las uñas ponen la nota final a tus manos, ¿cómo prefieres llevarlas?

1 comentario:

gosia_h dijo...

Si tienes las unas mordidas, fragiles, o si lo que quieres es tener las manos siempre pulidas, las unas de gel o acrilicas son la mejor solucion.
Aki puedes comprar los productos: www.nails-shop24.eu